Call for papers

Número 45 (diciembre 2020)
Temática: Nuevas tendencias en la educación en medios
Coordinadores: Daniel Aranda (UOC), Roberto Aparici (UNED)
Plazo de recepción de originales: 1 de mayo de 2020
Instrucciones para los autores: http://bid.ub.edu/es/instrucciones-para-los-autores

Desde hace un siglo se vienen realizando diferentes proyectos para la enseñanza de los medios en el campo de la media literacy. Cada medio inventado (el periodismo escrito, el cine, la fotografía, etc..) tuvo pioneros que desarrollaron aplicaciones en el campo educativo: cien años de educación en medios que apenas han servido para la implantación de proyectos ambiciosos.

Desde las experiencias del docente francés Celestine Freinet y las enseñanzas del lenguaje de la imagen, pasando por el cine mudo en los primeros años del siglo XX, hasta la irrupción del mundo digital, se han desarrollado numerosas iniciativas que pretendían alfabetizar en medios en diferentes contextos y con diferentes aproximaciones.

En la segunda mitad del siglo XX se articulan diferentes teorías alrededor del estudio de las posibilidades educativas de los diferentes medios de comunicación de masas y sus diferentes lenguajes. Las tendencias hegemónicas durante la segunda mitad del siglo XX fueron las siguientes:
  • De un lado, la perspectiva "vacunadora" que consideraba a los medios de comunicación como un peligro para niños y jóvenes. Bajo esta perspectiva, los alumnos debían conocer los medios para luchar contra sus efectos.
  • De otro lado, la perspectiva tecnocéntrica, que sigue siendo hegemónica en nuestros días, cuyo objetivo es convertir a los jóvenes en usuarios tecnológicos y productores de contenidos  acríticos.
  • Finalmente, la perspectiva crítica es aquella que se acerca al estudio de los medios para proporcionar un profundo conocimiento de su lenguaje y convertir al estudiante en creador significativo de contenidos desde procesos de apropiación, evaluación y crítica que le capaciten no sólo para comprender los medios, sino también para analizar cómo éstos representan la realidad.
Len Masterman es el gran creador de una teoría consistente en el aprendizaje crítico de los medios en su obra Teaching the Media (en castellano, La enseñanza de los medios de comunicación) y, de alguna manera, es uno de los grandes pioneros en el mundo anglosajón. Paralelamente sin tener ninguna vinculación entre sí, Mario Kaplún y Daniel Prieto Castillo desarrollan este campo en América Latina, junto a otras figuras destacadas, como Ismar de Oliveira y Guillermo Orozco.

Actualmente desde diversos círculos académicos se empieza a poner en duda la eficacia y orientación actual de la educación en medios. La mayoría de las propuestas siguen un patrón común: la necesidad de reivindicar la educación en medios desde la perspectiva comercial para la compraventa de tecnología y/o potenciar su uso instrumental al servicio de pedagogías caducas o dinámicas experimentales sin evidencias que justifiquen su aplicación.
 
El presente monográfico tiene como objetivo dar cabida a la reflexión alrededor de los nuevos horizontes de la educación en medios desde una pedagogía de la incertidumbre, disruptiva  y crítica.

Tenemos la percepción que la educación en medios actual no distingue entre medios y tecnologías, no atiende a la necesidad de reflexionar sobre cuestiones culturales que pasan por la crítica del sistema digital desde una perspectiva cultural que permita a nuestros y nuestras jóvenes autonomía, perspectiva crítica y por ende mayor libertad de elección y disfrute que promueva una ciudadanía crítica y movilizada.

El presente y el futuro de la educación en medios gira alrededor de las siguientes temáticas que son el objetivo de este monográfico:
  1. Algoritmos y big data
  2. Desinformación, posverdad y control
  3. Nuevo estatuto de la imagen en la era de las redes y el nuevo ecosistema audiovisual (YouTube, Netflix, etc.)
  4. La educación como mercado pedagógico
  5. Smartphones y apps diseñados para el consumo y la interrupción
  6. Asimetrías en la sociedad de la información y la comunicación

Número 44 (junio 2020)
Temática: Mujeres y memoria: luchando contra el olvido y la invisibilidad
Coordinadores: Remei Perpinyà (UAB) y Anna Villarroya (UB)
Plazo de recepción de originales: 1 de diciembre de 2019
Instrucciones para los autores: http://bid.ub.edu/es/instrucciones-para-los-autores

Los últimos años han sido escenario de numerosas reivindicaciones en torno a la presencia de las mujeres en el mundo de la cultura y, en especial, sobre la falta de reconocimiento y de visibilización de sus obras.

Los archivos, bibliotecas, museos, monumentos y el patrimonio en general, al igual que otros equipamientos y manifestaciones culturales, han facilitado, a lo largo de la historia, la reproducción de estereotipos y prejuicios sexistas, dificultando el conocimiento de los diferentes colectivos de mujeres y de los géneros menos representados y despreciando sus aportaciones, concebidas como secundarias y haciéndolas quedar en la marginalidad.

En este sentido, los espacios de representación de la historia raramente han conservado, estudiado y difundido las obras de las mujeres y de los géneros menos representados, haciendo casi invisible su contribución en las sociedades del pasado.

Sin embargo, hay que reconocer el potencial y la responsabilidad de los archivos y los centros de memoria en general para promover la igualdad en términos de género en tanto que son responsables de la adquisición, la preservación y la gestión de los documentos que modelan la memoria histórica.

Con este monográfico se quiere profundizar en la gestión de la memoria a lo largo de la historia desde una perspectiva de género y de respeto a la diversidad. Se hace un llamamiento, pues, a aquellas investigaciones que tengan por objeto el estudio, la conservación, la investigación, la difusión, la visibilización y la puesta en valor de la memoria colectiva desde una perspectiva de género. Se quiere también reflexionar sobre el significado y el impacto que tiene incorporar la perspectiva de género en el tratamiento de la memoria colectiva, poniendo en valor aquellas intervenciones culturales que en todo el país o en otros contextos hayan hecho visibles las aportaciones de las mujeres al patrimonio y a la cultura del país y, por tanto, a su diversidad. En este sentido acogemos análisis sobre la integración de la perspectiva de género en la política de adquisiciones e ingresos de fondos, así como proyectos que hacen políticas proactivas de búsqueda de fondos documentales producidos por mujeres y / o que den testimonio de las actividades de éstas en nuestra sociedad.

En concreto, se quiere recuperar y visibilizar el trabajo y las aportaciones de las mujeres que no consiguieron el reconocimiento social que merecían en su momento o no ocupaban espacios similares a los de los hombres. A la hora que se quiere acoger proyectos de innovación sobre el archivado de la memoria actual de las mujeres en el contexto digital.

En definitiva, se pretende recoger investigaciones que ayuden a concienciar sobre las desigualdades de género en los diferentes espacios de representación, así como aquellas que han favorecido nuevas maneras de construir un relato y nuevas formas de conocimiento.

Se tendrán en cuenta principalmente estudios de los ámbitos de la archivística, la documentación y la gestión cultural, y también desde otras disciplinas como la antropología, la historia, la museología, la comunicación o la sociología. Serán especialmente bienvenidos aquellos trabajos que tengan una perspectiva interdisciplinaria y a la vez internacional.

Con este monográfico queremos hacer visibles aquellas investigaciones empíricas y teóricas que contribuyen a una mirada menos sesgada del pasado lejano y reciente.

El monográfico valorará la publicación de textos sobre los temas siguientes:

  • La presencia de mujeres en fondos personales a los archivos y bibliotecas.
  • Comunicación desde la perspectiva de género
  • El rol del género en la profesionalización de disciplinas como la archivística, la documentación, la comunicación o la gestión cultural
  • La función y el perfil de las archiveras
  • Memoria de los feminismos
  • Los documentos de archivo de autoría y / o escritura femenina
  • La incorporación de la perspectiva de género en el análisis de las fuentes para la investigación histórica
  • La incorporación de la perspectiva de género en la gestión de los archivos, las bibliotecas y los museos.
  • a conservación, la adquisición, el estudio y la exhibición de obras de mujeres por parte de archivos, bibliotecas y museos
  • El papel de las mujeres en las políticas de preservación de la memoria.
  • Proyectos de visibilización, comunicación y recuperación de la memoria de las mujeres.
  • Proyectos de alfabetización mediática e informacional desde la perspectiva de género
  • La perspectiva de género en las políticas culturales públicas
Número 43 (diciembre 2019)
Temática: El futuro es hoy: bibliotecas al servicio de una sociedad cambiante
Coordinadores: Maite Comalat (UB) i Ciro Llueca (Biblioteca UOC)
Plazo de recepción de originales: 1 de junio de 2019
Instrucciones para los autores: http://bid.ub.edu/es/instrucciones-para-los-autores

La capacidad de las bibliotecas para adaptarse a los cambios y responder a las necesidades de sus usuarios ha sido el elemento clave que les ha permitido evolucionar y seguir formando parte del día a día de su sociedad y de sus instituciones. Como en el resto de sectores, la integración entusiasta de las tecnologías ha permitido mejorar sensiblemente en servicios, los cuales décadas atrás eran impensables. Asimismo, esta capacidad para adaptarse al cambio y anticiparse a las necesidades han convertido las bibliotecas en protagonistas indiscutibles de la cultura municipal: hemos disfrutado del privilegio de estar presentes en las agendas políticas.

Sin embargo, son muchas las voces que alertan de la urgencia de reflexionar sobre esta evolución y sobre la necesidad de adaptarse rápidamente a unos cambios sociales que afectan a los procesos de aprendizaje y los procesos de participación de la ciudadanía.

Competencias hoy imprescindibles que han sido vinculadas tradicionalmente a las bibliotecas, como la importancia de la autonomía en el aprendizaje; la capacidad crítica en la sociedad de la posverdad; o la alfabetización entendida como la necesidad de leer en diferentes formatos y soportes, toman hoy una relevancia singular que sitúa las bibliotecas en un nuevo contexto de oportunidad-amenaza: evolucionar o desaparecer.
 
En este sentido, el aprendizaje de las competencias necesarias para moverse en una sociedad diversa, con informaciones múltiples, donde ya no es necesario solamente poder acceder a la información, sino que lo fundamental es saber la discernir e interpretar, habría hacer de las bibliotecas el lugar de referencia, no el lugar físico —o no únicamente físico— sino la fuente fiable, recomendable y recomendada. Ahora bien, ¿hemos sido capaces de generar plataformas que, más allá de responder al objetivo de recoger información, sean conocidas, reconocidas y utilizadas por los usuarios? ¿Hemos dado el apoyo que necesitaban los formadores para alcanzar sus objetivos docentes? ¿Hemos contagiado nuestras instituciones del espíritu del acceso abierto?

El conocimiento es cada vez más una experiencia compartida y las bibliotecas deben poder ofrecer los espacios y los recursos necesarios para que este conocimiento se pueda generar. Desde hace tiempo decimos que los usuarios ocupan el lugar central, son el foco de atención en torno a los cuales giran el resto de elementos: la colección, el espacio, los servicios, el personal ...; ahora bien, ¿es así realmente? ¿Pensamos estos elementos desde su perspectiva? ¿Recogemos sus necesidades y valoramos sus experiencias para mejorar nuestros servicios? ¿Hemos conseguido hacer propuestas donde nuestros usuarios puedan encontrar respuestas a sus necesidades?
 
Por medio de este monográfico queremos hacer visibles estas iniciativas en las que las bibliotecas están trabajando para contribuir a tener una sociedad mejor informada y más participada. Centramos la mirada, por tanto, en la oportunidad que representa para las bibliotecas el cambio de nuestra sociedad.
 
El monográfico valorará la publicación de textos sobre los temas siguientes:
        
  • Replanteamiento de nuevos espacios: la biblioteca más allá de sus paredes.
  • Dinámicas de trabajo con otros agentes: compartiendo proyectos de co-creación.
  • Indicadores para nuevas necesidades: recogida de datos para nuevos proyectos.
  • Competencias digitales: la lucha contra las fake news.
  • Aprendizaje a lo largo de la vida: servicios y productos con impacto.
  • Las universidades y el Big deal: convivencia o batalla.
  • Fractura digital: la biblioteca como agente social.
  • Plataformas para la recogida de datos: el acceso abierto para la generación de conocimiento.
  • De la bibliometría la transformación social: ¿cómo evaluamos la búsqueda?
  • La evolución profesional del personal al servicio de las bibliotecas.
Número 42 (junio 2019)
Temática: Recomendación lectora: qué, dónde y cómo prescribir obras y lecturas
Coordinadores: Lluís Quintana (UAB) y Lluís Agustí (UB)
Plazo de recepción de originales: 1 de diciembre de 2018
Instrucciones para los autores: http://bid.ub.edu/es/instrucciones-para-los-autores

Una de las tareas clave de los libreros y los profesionales de las bibliotecas ha consistido históricamente en la recomendación de lecturas o prescripción —según el término que se usa actualmente y que habría que discutir.

En esta encrucijada histórica producida por la irrupción de múltiples formas digitales de lectura y de recomendaciones se abren numerosas posibilidades. La librería y la biblioteca pública, incluso la escuela y la universidad, deben afrontar unos cambios tecnológicos importantes, como la creación de las redes sociales de lectura o la aparición de la recomendación automatizada, que son claramente disruptivos en el ámbito de su actividad. Es en este contexto que el personal de las bibliotecas, librerías y centros docentes debe encontrar nuevas vías para seguir siendo mediador cultural y de lecturas.

Hay que revisar toda la cadena de la lectura y su recomendación. Y esta revisión debe ser hecha a pesar de la incertidumbre que nos pueda generar los profesionales, sin apriorismos; revisiones relacionadas con los agentes —quien ha recomendado históricamente y quien recomienda ahora? —con el objeto de consumo cultural —¿qué hay que leer ?, ¿cuáles son las lecturas imprescindibles ?, ¿cuáles son los géneros más leídos? —; con la importancia del medio donde se producen —la crítica, las publicaciones periódicas, las redes sociales—; con la planificación privada y pública —los planes institucionales de promoción lectora—, y, finalmente, con la evaluación de todo el proceso: ¿cómo se evalúa y qué impacto tiene toda la tarea de recomendación hecha?

En este contexto hay que indagar todas las vías clásicas de recomendación y las nuevas que se nos abren para valorar cuáles son las mejores herramientas, cuáles son los agentes, cuáles los sujetos y cuáles son los medios que hacen efectiva esta tarea.

En este monográfico queremos recoger reflexiones sobre todos estos aspectos, acercándose a ellos desde diferentes puntos de vista, teniendo en cuenta una visión más abstracta y teórica, desde la pedagogía, la crítica y la historia literaria, como también una mirada más concreta, para pensar en la manera en que estas cuestiones afectan a los profesionales que operan tanto desde la academia como desde las bibliotecas y los otros agentes de la cadena de valor del libro y de las instituciones (editores, distribuidores, libreros, responsables políticos, culturales, animadores de clubes de lectura).

Con el fin de reflexionar sobre todo esto, el monográfico valorará la publicación de textos sobre los temas siguientes:
• Qué es leer: hermenéutica, interpretación y decodificación.
• Explotación de datos de lectura: ¿quien lee, que lee, cuando lee, donde lee?
• Lectura analógica y lectura digital: implicaciones.
• Término y concepto de prescripción, recomendación y acompañamiento de lecturas.
• Políticas y planes institucionales de promoción lectora.
• Agentes de la prescripción: editoriales, librerías, bibliotecas, suplementos y revistas culturales, plataformas y redes sociales de lectura.
• Estrategias y experiencias de promoción lectora en las bibliotecas y en las librerías: exposiciones, desarrollo de colecciones, actividades de animación, clubes de lectura, presentaciones de libros.
• Clubes de lectura presenciales y digitales.
• Nuevas formas de prescripción: itinerarios literarios, booktubers, bookstagramers, book haul ...
• La recomendación automatizada: algoritmos al servicio de la lectura.
• Clásicos y canon, estado de la cuestión: concepto, historia, actualidad y futuro.
• Canon y género: obras realizadas por mujeres, para las mujeres.
• Prescripción y construcción identitaria, nacional.
• Obras obligatorias en las enseñanzas regladas.
• Obras excluidas, olvidadas y prohibidas.
• Crítica literaria y prescripción.
• Cómo se debe recomendar y por qué, o por qué no, formatos diversos como:
o Géneros despreciados como la poesía o el teatro
o Géneros literarios: novela histórica, novela negra y policíaca, novela fantástica, novela de ciencia ficción,
o No-ficción: divulgación científica, ensayo, autoayuda.
o Literatura infantil y juvenil.
o Cómic, manga y novela gráfica.
o Obras de éxito, bestsellers y long-sellers.
Número 41 (diciembre 2018)
Temática: El control de la información en la producción de conocimiento hoy
Coordinadores: José Luis de Vicente (Sónar+D) y Jordi Sánchez-Navarro (UOC)  
Plazo de recepción de originales: junio de 2018
 
Las lógicas actuales del tratamiento de la información relacionadas con el uso del big data, el machine learning o la inteligencia artificial son el umbral de una transición histórica en la gestión de la información y en la producción de conocimiento. En esta encrucijada se abren numerosos conflictos potenciales que nos sitúan frente a una serie de preguntas esenciales. Son conflictos relacionados con la propiedad —¿quién produce los datos y quién es su verdadero propietario?—; con el uso —¿quién tiene derecho a utilizar los datos, para qué y durante cuánto tiempo?—; con el acceso —¿quién puede ver los datos?— y con la rendición de cuentas —¿quién es responsable de las decisiones tomadas con ellos?, ¿quién evalúa la calidad del conocimiento producido a partir de ellos?
 
En este contexto es necesario indagar en las maneras en que este nuevo orden de la información afecta a los dominios de lo ético, de la libertad de expresión, de la libertad de acceso y uso del conocimiento, de la política y de la economía.
 
En este monográfico queremos recoger reflexiones sobre todos estos aspectos, acercándonos a ellos desde diferentes puntos de vista, contemplando tanto una visión más abstracta y filosófica, como una mirada más concreta, para pensar en la manera en que estas cuestiones afectan a los profesionales que operan tanto desde la academia como desde las distintas industrias basadas en la generación, distribución o explotación de conocimiento. 
 
Asimismo esperamos que este monográfico aporte soluciones a la necesidad de empoderar a todos aquellos ciudadanos productores de conocimiento en cualquier ámbito en el marco de las arquitecturas tecnológicas de la información en las que habitamos hoy, que en demasiados casos no hacen evidente su impacto sobre nosotros ni abren espacios de negociación que nos permitan ser algo más que sujetos pasivos gobernados por normas que no vemos ni entendemos.
 
Para reflexionar sobre todo ello, el monográfico valorará la publicación de textos sobre los siguientes temas: 
  • Nuevas dinámicas de generación de datos a gran escala.
  • Modelos económicos de explotación de datos personales. La lógica económica del big data (monetización de datos personales en redes sociales, “data brokering”).
  • Gestión de nuevos archivos y nuevo patrimonio de datos: movimientos Open Archives, OpenGLAM (galleries, libraries, archives and museums).
  • Cercamiento (enclosure) de datos y data commons (open science, citizen science, open journals…).
  • Data ethics (gestión responsable de datos personales).
  • Decision-making en la era algorítmica —los algoritmos como “cajas negras” para toma de decisiones en base a principios sin rendición de cuentas—. Conceptos como algorithmic accountability o algorithmic transparency.
  • Propiedad: procesos de desposesión de datos generados por usuarios en plataformas propietarias (historial y preferencias en Facebook, Spotify, Netflix, Amazon…)
  • Derecho al olvido.
  • Responsabilidad individual y colectiva en la era del machine learning y la IA.

Número 40 (junio 2018)
Temática: Comunicación científica en comunidades locales y / o profesionales - valores y evaluaciones
Coordinadores: Ismael Ràfols y Llorenç Arguimbau
Plazo de recepción de originales: 15/10/2017
Instrucciones para los autores: http://bid.ub.edu/es/instrucciones-para-los-autores

(Se prevé realizar un seminario de presentación de los artículos durante el mes de enero)
 

Comunicación científica en comunidades locales y / o profesionales - valores y evaluaciones
 
En este monográfico se quiere invitar a reflexionar sobre los retos planteados en la comunicación científica en espacios temáticos, geográficos, sociales o idiomáticos que son percibidos como periféricos o marginalizados. En especial, se buscan contribuciones que exploren como las transformaciones hacia la ciencia abierta y la (re) valorización de la contribución social puede afectar a la comunicación científica en estos ámbitos locales y profesionales.
 
Tema del monográfico
 
Estamos asistiendo al nacimiento de un nuevo paradigma en la comunicación científica, provocado por elementos como el impacto de las TICs, la explosión de la información, la ciencia abierta por un lado, y por otra parte, por expectativas crecientes de que la investigación sea ​​socialmente responsable y se comunique con ámbitos profesionales para contribuir al bienestar. Es decir, que el nacimiento de un nuevo sistema de comunicación científica es paralelo a la aparición de un nuevo sistema de valoración y de evaluación de la investigación.
 
Desde hace un par de décadas, conceptos como "excelencia" y "visibilidad internacional" han dominado los criterios de selección en la publicación y la gestión de la investigación (Vessuri et al. 2014). La idea imperante ha sido que tanto la ciencia como las revistas científicas están organizadas (como las competiciones deportivas) en estratos de menos a más calidad, donde las revistas más internacionales publican los estudios más importantes.
 
Sin embargo, los últimos años ha habido críticas crecientes a esta perspectiva universalista que asocia visibilidad internacional con calidad. En primer lugar porque es una visión elitista que privilegia la investigación disciplinaria y puede discriminar estudios de calidad que son importantes desde el punto de vista de la investigación socialmente responsable (Stilgoe, 2014; Bianco y Sutz, 2014). En segundo lugar, porque favorece los temas de los países dominantes y margina investigación sobre temas y en lenguas no inglesas (Piñeiro y Hicks, 2015, Vessuri et al., 2014).
 
En este monográfico se quiere recoger artículos que reflejen cómo, en un contexto de ciencia abierta, las comunidades científicas locales desarrollan revistas u otras herramientas de comunicación científica para tratar temáticas que son marginales en las publicaciones de mayor visibilidad internacional. Se invita a explorar cómo son valoradas estas revistas en los sistemas de evaluación - y sus posibles efectos en minusvalorar búsqueda de orientación social y local (véase principios 2 y 3 en el Manifiesto de Leiden; Hicks et al., 2015).
 
El monográfico tiene especial interés en abordar los aspectos de la comunicación científica dirigida a los profesionales, es decir, tecnólogos, comunicadores, bibliotecarios y documentalistas. Estos colectivos también son usuarios y generadores de conocimiento, pero desde el punto de vista del uso específico y contextual del conocimiento (Chavarro et al., 2016). Esto significa que la investigación más útil para profesionales rara vez es la más visible internacionalmente.
 
Finalmente, en este monográfico también se quiere tratar como transformaciones sistémicas en datos de investigación (como Figshare), buscadores bibliográficos (como Google Scholar), la proliferación de indicadores científicos y tecnológicos alternativos (como ImpactStory), y la concentración de las revistas prestigiosas en grandes editoriales (Larivière et al., 2015), pueden influir en el papel de la comunicación científica en comunidades locales.
 
Bibliografía
Bianco, M., & Sutz, J. (2014). Veinte años de políticas de investigación en la Universidad de la República: aciertos, dudas y aprendizajes. Ediciones Trilce, Montevideo.
Chavarro, D. A., Tang, P., & Rafols, I. (2016). Why researchers publish in non-mainstream journals: Training, knowledge bridging, and gap filling. SPRU Working Paper Series 2016-22.
Hicks, D., Wouters, P., Waltman, L., De Rijcke, S., & Rafols, I. (2015). The Leiden Manifesto for research metrics. Nature, 520(7548), 429.
Larivière, V.; Haustein, S.; Mongeon, P. (2015). The Oligopoly of Academic Publishers in the Digital EraPLoS ONE, June10, 2015.
Piñeiro, C. L., & Hicks, D. (2015). Reception of Spanish sociology by domestic and foreign audiences differs and has consequences for evaluationResearch Evaluation24(1), 78-89.
Stilgoe, J. (2014) Against excellence. The Guardian Blog on Science. 19th December 2014.
Vessuri, H., Guédon, J. C., & Cetto, A. M. (2014). Excellence or quality? Impact of the current competition regime on science and scientific publishing in Latin America and its implications for developmentCurrent Sociology62(5), 647-665.

Se prevé realizar un seminario de presentación de los artículos durante el mes de eneroSe prevé realizar un seminario de presentación de los artículos durante el mes de enero
Número 39 (diciembre 2017)
Temática: Ética en el uso y comunicación de la información en entornos profesionales, académicos y de investigación
Coordinadores: Concepción Rodríguez-Parada: crodriguezp@ub.edu y Rubén Comas-Forgas: rubencomas@uib.es
Plazo de recepción originales: junio de 2017
El uso ético, legal y socialmente relevante de la información es uno de los principales pilares sobre los que se sustentan los conceptos de Alfabetización Informacional (Alfin) y Competencias Informacionales. Una persona o una organización alfabetizadas informacionalmente saben acceder, utilizar, gestionar y comunicar la información, en cualquier ámbito y circunstancia, atendiendo y respetando los valores de la honestidad y la responsabilidad social. Sin embargo, son numerosos los indicios (y, a veces, las pruebas) que muestran que estos principios se contravienen muy a menudo. A modo de ejemplo, recordemos algunos casos bastante conocidos: engaños como los de ENRON (nada infrecuentes) en el mundo empresarial y financiero, marcados por la modificación y la manipulación intencionadas de la contabilidad de la empresa; alteración y falsificación premeditadas de informes militares para "justificar" campañas bélicas como hicieron los gobiernos británico y estadounidense durante la guerra de Irak en 2003, con la consiguiente pérdida de vidas humanas; plagio académico en disertaciones doctorales como el cometido por el ex ministro alemán Karl-Theodor zu Guttenberg; o el fraude consumado por el científico surcoreano Hwang Woo Suk al anunciar en 2005 que había obtenido células madre de embriones humanos clonados de diversos pacientes cuando realmente había falsificado los resultados de sus experimentos.
 
El monográfico 39 de BiD está destinado a trabajos que traten sobre la ética en el uso y comunicación de la información en entornos profesionales, académicos y de investigación desde cualquier ámbito del conocimiento y desde cualquier aproximación teórica y de investigación. Algunas de las áreas y cuestiones a considerar son:
 
a) El uso ético, veraz y legal de la información en los ámbitos profesionales: ¿qué competencias y conocimientos necesarios para ser un profesional informacionalmente alfabetizado? ¿Qué profesiones presentan mejores competencias éticas en el uso, la gestión y la transmisión de información en el entorno laboral? y ¿cuáles son las principales características? ¿Cuáles son las consecuencias derivadas de un uso no ético de la información en el ámbito profesional? Los códigos deontológicos, ¿qué tratamiento hacen de esta cuestión? La ética profesional en relación al uso de la información: ejemplos, obstáculos, potencialidades y perspectivas de futuro.
 
b) La integridad académica y el uso de la información en los procesos de enseñanza-aprendizaje: ¿como fomentar el uso responsable y honesto de la información en la elaboración de trabajos y actividades académicas por parte del alumnado? El plagio académico y otras prácticas fraudulentas: situación, causas, consecuencias y estrategias para evitarlas; los sistemas y software de detección de plagio: tipo, funcionalidad y perspectivas de futuro; las competencias informacionales del alumnado y los docentes.
 
c) Ética en la investigación y la comunicación científica: los procesos de revisión, control y políticas editoriales para prevenir un uso inadecuado de la información en las publicaciones científicas; la honestidad en la comunicación científica; consecuencias derivadas de la deshonestidad y fraude en la producción y comunicación científica; los comités éticos como garantes de las buenas prácticas científicas; el efecto de la presión por publicar resultados científicos ( "publish or perish"), ¿es un factor que ha incrementado las prácticas deshonestas entre los investigadores? Consecuencias de las prácticas deshonestas en la producción y comunicación de la información científica; la ciencia en abierto y los datos masivas ( "big data") y la ética en el uso de la información: peligros, controversias, potencialidades, medidas de control, etc.
 
d) Ética en las unidades y servicios de información: ¿se garantiza la confidencialidad de los datos de los usuarios? ¿Dónde situar el límite de la exención de esta confidencialidad?; Búsqueda del equilibrio entre los intereses de los usuarios y el derecho de propiedad intelectual; difusión precipitada o sensacionalista de información sin suficiente apoyo científico; la neutralidad de los profesionales; ética y ley, etc.

e) Aspectos generales: factores y aspectos sociales y culturales relacionados con el uso ético de la información; los medios de comunicación y la comunicación y el tratamiento de la información; el uso de la información en los procesos comunicativos vinculados a las redes sociales y las TIC en general.
 

Número 38 (junio 2017) 
Temática: espacios
Coordinador: Jordi Permanyer y Ignasi Bonet
Plazo de recepción de originales: 31/10/2016
Instrucciones para los autores: http://bid.ub.edu/es/instrucciones-para-los-autores


Ya entrados de lleno en el siglo XXI constatamos que el cambio de paradigma tecnológico ha comportado cambios sociales y culturales profundos. Ha cambiado desde la forma de trabajar hasta el entorno comunicativo, pasando por las formas de consumo de ocio y los procesos de aprendizaje, las formas de relación interpersonal, entre otros mil aspectos.
 

En los centros de documentación se ha pasado de soportes físicos analógicos a documentos virtuales, y de la necesidad de espacio físico para alojar colecciones de documentos en soporte físico a la necesidad de conectividad para acceder a los documentos digitales.
 
Uno se pregunta qué sentido pueden tener los espacios de biblioteca, diseñados bajo el paradigma de la sociedad posindustrial del siglo XX. Parece necesario repensar y transformar los espacios de la biblioteca, pero ante estos cambios profundos surge la duda de cómo debe ser esta evolución, para poder satisfacer las nuevas exigencias.
 
El objetivo de este monográfico es indagar posibles senderos y apuntar posibles caminos de transformación.
Para fomentar el debate y las aportaciones apuntamos algunas de las vías de exploración:
 
1. La biblioteca como tercer lugar. Hace años que muchos estudios y análisis definen la biblioteca pública como tercer espacio, como lugar de encuentro y relación social, tanto a nivel individual como colectivo. Se mantiene, por tanto, como elemento esencial para fortalecer la sociedad civil, la democracia y el compromiso social, así como por su contribución a la generación de sentido de lugar, dando significado y carácter al espacio urbano donde se inscribe. Y parece que el nuevo paradigma de la sociedad red global refuerza esta necesidad.
 
2. Espacios de biblioteca orientados al usuario. La biblioteca sigue teniendo como objetivo ser un agente promotor de la información, la educación y la actividad cultural, pero los cambios en el contexto sugieren la reformulación de la oferta de servicios, que en muchos casos ya se está haciendo, en base a las demandas e intereses de los ciudadanos. Hay que ver en qué medida esta reformulación centrada en el usuario implica una nueva concepción de los espacios de la biblioteca. Hay algunas realizaciones recientes que apuntan posibles vías de éxito: espacios lúdicos, espacios infantiles, espacios para trabajo en grupo, salas de silencio absoluto...
 
3. Espacios para el aprendizaje. La transformación del paradigma educativo y de formación de los profesionales (hay que prepararse hoy para unas exigencias futuras, absolutamente desconocidas y que estarán en cambio permanente) exige repensar los espacios de formación y aprendizaje como inductores del trabajo colaborativo, interactivo y centrado en procesos dialécticos y creativos que utilizan la información, pero en los que la colección no es el elemento esencial. La evolución futura de los CRAI universitarios en este sentido puede ser clave.
 
4. La biblioteca generadora de contenidos, como espacio de creación. Las nuevas prácticas sociales y los procesos de generación de contenidos de forma cooperativa (escritura colectiva, wikimaratons, encuentros de blogueros o youtubers...) requieren unos espacios que permitan la conversación como actividad central, sin interferir en las otras actividades y con cierta privacidad (salas de trabajo formal, auditorios, zonas de trabajo informal...).
 
5. El incremento de la diversidad interna de los espacios de la biblioteca. El incremento en la oferta de servicios conlleva una mayor complejidad y diversidad en el diseño de los espacios interiores. Así, por ejemplo, hay que hacer compatible la necesidad de procesos conversacionales (presentaciones, inauguraciones, grupos de trabajo, grupos de tertulia literaria...) con el silencio tradicional de las salas de lectura. Hay que hacer compatibles silencio (concentración y producción individual) y diálogo (intercambio de información y producción colectiva).
 
6. El espacio físico y el espacio virtual como complementarios. El usuario percibe la biblioteca y se relaciona con ella en buena medida a través de la interfaz virtual (web, redes sociales, aplicaciones...), que se añade a la tradicional percepción física del edificio de la biblioteca. Es necesario que estos dos planos de percepción y relación sean coherentes y se complementen. Por otro lado, buena parte de los contenidos son audiovisuales. La integración de dispositivos tecnológicos digitales en el espacio físico de la biblioteca, así como su evolución (PCs, pantallas informativas, ordenadores portátiles, tablets...), es un nuevo reto en el diseño interior de los espacios. La visibilidad física de las colecciones digitales (intangibles) es también un reto.
 
7. El espacio de biblioteca como facilitador de la participación ciudadana. La biblioteca es uno de los equipamientos públicos por excelencia, y como tal debe ponerse al servicio de la ciudadanía cuando en el contexto de globalización aparece la demanda de empoderamiento individual y colectivo: la participación ciudadana en la toma de decisiones que afectan en bien común se puede vehicular a través de servicios (información, debates, exposiciones...) y espacios (auditorio, sala de exposiciones, vestíbulo...) que ofrece la biblioteca. El mismo proceso de diseño de la biblioteca y sus espacios puede ser objeto de participación ciudadana. Hay ejemplos exitosos en este sentido.
 
8. La exigencia de flexibilidad espacial. Se pueden ofrecer servicios sobre la base de las nuevas demandas que se detectan, pero no es posible diseñar espacios a largo plazo que deberán responder a necesidades de uso y tecnológicas futuras, en principio desconocidas e inciertas. Ante este hecho, el diseño de espacios con la máxima flexibilidad aparece como una estrategia que puede garantizar cierto éxito a largo plazo.
 
9. Nuevos espacios para nuevos formatos. La función de dinamización cultural conlleva acoger eventos en múltiples formatos (conferencias, exposiciones, conciertos, recepciones...), lo que exige el diseño de nuevos espacios que hasta hace poco eran inéditos en las bibliotecas (auditorio, sala de exposiciones, escenario en el vestíbulo, bar...), y que las convierten en grandes equipamientos culturales urbanos.
 
Número 37  (diciembre de 2016) 
Temática: La escritura social / cooperativa
Coordinadores: Daniel Cassany: daniel.cassany@upf.edu y Marià Marín: mmarintorne@gmail.com
Recepción originales: antes 30 de junio
Instrucciones autores: http://bid.ub.edu/es/instrucciones-para-los-autores

La implantación de internet en todas las esferas de la vida ha provocado la aparición de nuevas formas de lectura y escritura cooperativa. Hoy es habitual leer las entradas de Wikipedia y contribuir a corregir errores; plantear una duda lingüística a Wordreference o responder a la pregunta que ha hecho algún internauta; compartir críticas en Tripadvisor sobre un restaurante o un hotel; aceptar o no los comentarios que los lectores hacen en nuestro último post del blog personal; corregir en el Drive el proyecto de investigación que estamos haciendo con colegas de varios países; consultar en línea la base de datos de una empresa; jugar en grupo a un videojuego de simulación de guerra, etc. Poco a poco se van extendiendo todas estas prácticas de escritura y lectura social, por lo que hoy muchos 'residentes digitales' alojan sus textos en la nube, inician su trabajo diario revisando las actualizaciones que se han hecho en la noche o el fin de semana y dedican buena parte de su tiempo a interactuar en línea con los diversos colaboradores (coautores, revisores, técnicos, etc.), repartidos por todo el planeta, con la mediación de infinidad de pantallas, interfaces y programas. Antes de la llegada de internet, la producción de escritos también era cooperativa (con autores y coautores, editores, correctores, tipógrafos, maquetadores, libreros, etc.), pero con menos recursos y posibilidades.

En este monográfico, BiD explorará algunos de los aspectos más relevantes de esta práctica social de leer y escribir cooperativamente en la red, como pueden ser:

1. La organización de la cooperación en línea. Cómo se estructuran y desarrollan diferentes comunidades digitales para resolver de forma cooperativa tareas complejas de lectura y escritura (plurilingües, multimodales, especializadas, etc.). Nos interesan las comunidades autogestionadas (fanfic, scanlation, bloggers, gamers, etc.) y las oficiales (webs institucionales, bases de datos empresariales, etc.). Cómo se encontraron en la red, cómo se reparten las funciones, se ayudan entre sí y colaboran, qué dificultades se presentan, etc., cómo consiguen metas de notable dificultad que difícilmente podría emprender un individuo solo.

2. La negociación entre coautores, disciplinas y culturas muy distintas. Cómo comunidades interdisciplinarias (que incluyen artistas y científicos, científicos de diversas disciplinas, etc.) y de procedencia diversa (hablantes de español de todo el mundo, coautores y audiencias de nivel de conocimientos muy diverso) interactúan en la red y llegan a acuerdos para elaborar un producto único que los represente a todos. El colapso digital y su gestión.

3. Las formas básicas de producir contenido en la red (prosumidor): la creación, la agregación y la curación. Explorar el comportamiento de los internautas en estas tareas en diversos entornos informales y formales, privados y públicos, laborales y ociosos, etc.

4. Los aspectos éticos. Las normas derivadas de la cooperación en línea, como las diversas formas de derechos de autor, la concepción de autoría, la citación, el copy and paste y el remix, el plagio y su persecución, en diversos ámbitos (educativo, artístico , ocioso, personal).

5. Los diversos géneros digitales, sincrónicos (chat, videojuegos) y asincrónicos (correo, blog, wiki, web, etc.), en colaboración escrita en línea.

6. La escritura colectiva en diversos contextos: la educación (la enseñanza y el aprendizaje cooperativo en línea), la investigación (la investigación entre grupos físicamente alejados), el arte (la literatura digital cooperativa), el comercio, etc. Las semejanzas y diferencias entre la actividad cooperativa en ámbitos diversos como la información y comunicación, la creatividad (artística y científica), o la generación de nuevas formas de gestión, distribución, recepción y creatividad.

7. Las transformaciones que provoca la cooperación en línea en los usos, los hábitos, las prácticas y los textos escritos de la comunidad. Cómo cambia la lengua, la norma, los roles, las identidades, las actitudes y los valores a partir de la experiencia cooperativa; y cómo cambian las tareas de los diversos agentes implicados en la producción de escritos (autor, corrector, maquetador, editor, librero, bibliotecario, lector, etc.).

Número 36 (junio 2016)
Temática: innovación en productos y servicios de información
Coordinador: Julio Alonso Arévalo
Recepción originales: 31/10/2015
Instrucciones autores: http://bid.ub.edu/es/instrucciones-para-los-autores

Los avances tecnológicos no son un elemento neutro en el contexto de la información. La introducción de nuevos productos digitales sirve como catalizador y dinamizador de nuevos servicios que se asientan en conceptos innovadores como lo abierto, la remezcla y lo social, aspectos que de alguna manera afectan a las formas de acceso, a la propiedad de los contenidos, a la gestión y a la recepción de los mismos por parte de los usuarios finales. Por este motivo, es pertinente analizar estas cuestiones para efectuar un diagnóstico de la situación actual y verificar los cambios experimentados en nuestras prácticas profesionales. Esta mutación en el concepto mismo de información conlleva un cambio fundamental en la naturaleza misma de lo que hacemos y cómo lo hacemos. Desde este punto de vista los servicios de información cada vez seremos menos lugares donde obtener información de una manera pasiva para ser lugares con un carácter premeditadamente proactivo, capaces de implicarse e involucrar a su comunidad.

Cuando hablamos de innovación es especialmente importante detectar aquellas que podríamos denominar como mejores prácticas, a fin de que en un futuro no lejano estas se conviertan en prácticas comunes susceptibles de ser aplicadas y adaptadas a cualquier otro entorno de la información. Este es un contexto especialmente sensible a la creatividad y la innovación, con un objetivo muy preciso que es el poder responder positivamente a las necesidades, demandas y expectativas de los ciudadanos actuales, inmersos en un mundo en el que la información y el conocimiento son necesidades básicas, que permitirán convertirse de este modo en las mejores alternativas para competir mejor en la era digital. Parece inevitable que cualquier servicio de información deba repensarse en función de toda una serie de parámetros nuevos, inherentes al mundo digital en el que los usuarios cada vez están más inmersos, conformando nuevos modos de acceso a la información, nuevos productos y nuevos servicios, en sintonía con una sociedad creativa e innovadora.

De esta manera en el presente monográfico en torno a la innovación en productos y servicios de información os proponemos una serie de temas tales como:
- Cambios innovadores en los conceptos y servicios de información.
- Tendencias en los distintos ámbitos relacionados con la información.
- Evaluación de las mejores prácticas; prácticas basadas en la evidencia
- Influencia de los cambios en el acceso, la gestión y la formación
- Transferencia y adaptabilidad de las prácticas más innovadoras

Páginas